Lactancia Maternidad

Almohada de lactancia: ¿merecen la pena?

almohada-lactancia-myspanishsoulblog

Última actualización 03/05/2022 por myspanishsoul_blog

Hoy escribo sobre un tema que seguro desconocías antes de entrar en el maravilloso mundo de los embarazos, la maternidad y los bebés. Al menos yo desconocía todo este mundo antes de mi doble maternidad en Alemania. La almohada de lactancia: también conocida como almohada de embarazo o cojín para embarazadas. Había visto anuncios alguna vez, pero nunca me había llamado la atención. Unas semanas después de saber que íbamos a ser padres, Mr. B se plantó con una en casa. «Vaya tiesto», pensé. (Sin decírselo, claro). ¿Ahora dónde meto yo esto?

Desde entonces, mi percepción de este cojín de embarazo ha cambiado por completo. Sin embargo, llegó un momento en el que no podría vivir sin ella. Si la hubiera perdido (cosa que sería difícil porque no la saqué nunca de casa), me hubiera comprado otra. ¿Y ese cambio de opinión?, estarás preguntándote. A continuación te cuento por qué te recomiendo que inviertas en una. Y si te quedas hasta el final, descubrirás cuál es, en mi opinión, la mejor almohada para amamantar.

¿Qué es un cojín de lactancia?

Un cojín de lactancia es un tipo de almohada pensado para ayudarte a la hora de amamantar a tu bebé. Aunque esta sea su principal función, también te ayudará en otras muchas situaciones.

¿Cuándo empezar a usar almohada embarazo?

Cuando el cuerpo te lo pida. Conforme avance el embarazo notarás que las piernas se tornan más pesadas. Puede ser que aparezcan molestias en la parte baja de la espalda también. La almohada de embarazo te aliviará estas molestias sin duda. Aunque en mi caso no esperé a llegar a ese punto. Abrazada a mi almohada de lactancia, dormía de maravilla.

¿Para qué sirve una almohada de lactancia?

Una de las cosas que me hizo gracia descubrir conforme me adentré en este mundo de la lactancia, los embarazos y sus cojines fue, que los cojines de lactancia sirven para mucho más que para amamantar a tu bebé. Por ejemplo:

Dormir: ¿cómo dormir con una almohada de embarazo?

Ya sabes que conforme avanza tu embarazo, tu cuerpo cambia y se hace más pesado. Tu barriga va en aumento y las piernas te pesan como si te colgaran piedras de ellas.

Durante el embarazo, se recomienda que duermas sobre tu lado izquierdo. Así evitarás que el útero caiga sobre tu hígado y estarás facilitando la circulación. (Aquí encuentras más lectura sobre el sueño durante el embarazo). De esta postura estarás más cómoda si sitúas una almohada entre tus rodillas, lo cual te dará más estabilidad en la parte baja de tu espalda. También puedes colocar otra almohada detrás de tu espalda, lo que te ayudará a mantener la posición de costado.

Puedes llenar la cama de almohadas o hacerte con una almohada de lactancia (también llamadas cojín de embarazo). Hay almohadas de cuerpo entero tipo serpiente, en forma de C y de U. Más adelante en esta entrada, te hago una comparativa y te cuento cuál es la que yo tengo. Espero así poder ayudarte a elegir la tuya.

Para mí, descubrir que mi almohada de lactancia también me ayudaría a encontrar posturas cómodas mientras dormía supuso todo un descubrimiento. Tanto, que me costó trabajo despegarme de ella y casi provoca una crisis de pareja (Mr. B la odiaba). Pero es que era abrazarme a ella y sentir cómo mi cuerpo se «recolocaba». ¡Amor del bueno, vamos! Suena un poco a locura, sí. Bueno, tú pruébala y ya me cuentas en los comentarios ;).

Amamantar a tu bebé

A estas alturas del post, sabes que la almohada de lactancia (o de embarazada, insisto) no únicamente te será de ayuda durante el embarazo. Cuando realmente le verás la utilidad varias veces al día, será cuando tu bebé ya esté aquí. En este caso, no únicamente te ayudará a encontrar una postura cómoda para darle el pecho a tu Mini (o el biberón, que también para eso serviría). Si no que también te facilitará adoptar diferentes posturas y evitar así la mastitis durante la lactancia.

Y ojo porque esto es muy interesante. Según la postura que adoptéis tú y tu bebé a la hora de amamantar, la leche saldrá más por unos conductos del pecho que por otros. Por consiguiente, si notas que una parte del pecho se endurece y empieza a doler. Solamente tienes que adoptar la postura que favorece que la leche salga por los conductos que se encuentran por esa zona. A mí descubrir esto me salvó de más de una.

Diferentes posturas:  

almohada-lactancia-posturas-myspanishsoulblog
Posturas lactancia

Cuando me subió la leche (Milch Einschuss) fue importante que Mini C se empleara a fondo para sacar leche de todos los rincones posibles. Ya que, con bastante facilidad, se creaban unos pequeños atascos en los conductos de leche que me dolían y hacían que me dieran algunas décimas de fiebre incluso. Fue entonces cuando descubrí que hay varias posturas para amamantar a tu bebé, además de la típica de cogerle en brazos como si lo estuvieras acunando. 

Pensarás que un cojín cualquiera puede valerte para ayudarte a mantener estas posturas. Posiblemente, puedas apañarte con cualquiera, sí. En mi caso, la almohada de embarazo no me servía únicamente para colocar correctamente a Mini C. Sino también para mantener mi espalda recta.

A menudo, Mini C se quedaba dormido mientras le amamantaba. Seguro que también te pasa a menudo. Entonces, lo dejaba en la cama o en el sofá acurrucado en el medio de esta almohada que le hacía de barrera.

almohada-lactancia-bebe-myspanishsoulblog
Almohada de lactancia para tu bebé
¿Cómo se usa el cojín de lactancia?


Una vez llegados a este punto, sabes que si te dispones a utilizar tu almohada de lactancia para amamantar, hay muchas posturas para hacerlo. A mí me resultaba especialmente cómoda la que consiste en poner el cojín de lactancia alrededor de tu cintura mientras estás sentada. De forma que el principio y el final del cojín, sirvan de «reposa brazos» cuando tengas a tu bebé en tu regazo, y te dispongas a darle el pecho.
A continuación tienes más posturas diferentes que puedes adoptar a la hora de dar de mamar a tu bebé ayudándote de un cojín de lactancia.

¿Cuáles son los beneficios del cojín de lactancia?

Te he contado varias funciones de este útil accesorio así que a lo mejor estás un poco abrumada con tanta información. Lo mejor es que te haga un pequeño resumen. Una almohada de embarazo no solamente te ayudará a descansar, sino que favorecerá la circulación durante la noche. Además, te ayudará a que adoptes una postura adecuada para la espalda y te evitará dolores. Esto, tanto a la hora de dormir con ella como a la hora de amamantar a tu bebé.

Si me lees de vez en cuando, te he contado alguna vez que desde siempre he sufrido dolores de espalda. Malas posturas que finalmente han acabado en contracturas y me han hecho la vida imposible unos cuantos días. Casualidad o no, en ninguno de los embarazos me ha dado ningún ataque de estos. Bueno sí, al principio del segundo embarazo, cuando apenas llevaba tres meses embarazada. Ahí aún no usaba la almohada ni tomaba vitaminas durante el embarazo. Fue entonces cuando rescaté la almohada del Keller (trastero) y no he vuelto a tener problemas de espalda.

cojin-embarazo-myspanishsoulblog

Y no solamente los dolores de espalda. La retención de líquidos en el embarazo también ha sido mi fiel acompañante. La almohada de lactancia también me servía para aliviar el cansancio en las piernas. Y aún hay más. Un cojín de lactancia o almohada para embarazadas te servirá para improvisar una cuna para tu bebé allí donde estés. Tanto si tu Mini se queda dormido en el sofá como en tu cama, estas almohadas pesan y tienen un volumen suficiente para ponerlas a lo largo en forma de barrera, o alrededor de tu Mini acurrucándole.

¿Cuál es la mejor almohada para embarazadas?

La oferta es enorme y las hay de varios tipos, formas y materiales. Como es una decisión importante, a continuación te cuento las principales características de estos cojines de embarazo. Además, más adelante en esta entrada, encuentras una lista de las cinco mejores y ayudarte a tomar tu decisión.

Características principales de las almohadas de lactancia:

  • Tejido: puede ser 100% algodón o tener mezcla con tejidos sintéticos. Lo ideal es que te decantes por un tejido que sea transpirable, fácil de lavar y que no de calor. (Tu bebé suda lo suyo mientras come). En este caso yo tengo claro que debería de ser 100% algodón.
  • Forma: principalmente las encuentras con forma de C o de herradura. Y con forma de serpiente. Los primeros están pensados para su uso a partir del nacimiento del bebé como apoyo para la lactancia. Los segundos, son más largos y no suelen traer una forma definida. Esto hace que sean también prácticos para usarlos durante el embarazo. Durante la lactancia también los encontrarás útiles. Y su empleo lo podrás extender hasta llegado el primer año de tu bebé.
  • Funda: es importante que la funda sea desmontable, de forma que la puedas lavar fácilmente.
  • Protector: las hay que llevan protector del cojín (un estilo al protector del colchón, pero para la almohada). Así, si se mancha, tendrás la certeza de que no llega al relleno.
  • Tipos de relleno: puedes encontrarlas con rellenos de lana o de cereales. También las hay rellenas de bolitas de poliestireno (microperlas). Este es el caso de la mía, que se adapta perfectamente y con facilidad a las diferentes posturas.
  • Tamaño: ¿cuánto mide una almohada de lactancia? Depende del modelo. En la lista que encuentras a continuación te detallo las medidas de cada una de ellas. Y si quieres que te dé mi opinión, yo me decantaría por una que tenga más o menos tu tamaño estirada. (Puede ser 10 – 15 cm menos). Sobre todo si piensas que vas a dormir con ella.

Las 5 mejores almohadas de lactancia, para que la madre y el bebé estén cómodos

Después de haber probado la mía y haber evaluado la opinión de cientos de madres, he elaborado una lista con las principales características de los mejores. Así llegaremos a averiguar las ventajas y desventajas de cada modelo, facilitándote de esta forma tu decisión de compra.

KOALA BABYCARE KHUGS

Según el propio fabricante, este cojín está diseñado para facilitar el descanso de la madre durante el embarazo. Además, cuenta con la ventaja de que se adapta a todo tipo de embarazadas gracias a que es lo suficientemente largo (2,15 m de largo ni más ni menos). También por este motivo, es ideal para bebés grandes.

almohada-lactancia-koala-babycare-khugs
Cojín de lactancia – Koala Babycare

El relleno de esta almohada es 100% fibra de grapa de poliester también llamado poliéster siliconado. No hace ruido y no se deforma. Su funda está confeccionada con tejidos 100% algodón y el cojín es el único de la lista que cuenta con el certificado OEKO TEX 100, certificado IGR (ergonómico) e hipoalergénico. Evitando así la aparición de alergias.

Además, esta almohada para embarazadas cuenta con unas cintas a lo largo de la misma, que facilitan su ajuste. Dos de ellas se encuentran en los extremos, fijando la posición en forma de óvalo. Mientras que otras dos se encuentran a lo largo de la misma, consiguiendo un apoyo extra en la zona lumbar cuando la uses para amamantar.

Su tamaño lo hace ideal para colocarlo en la cuna «reduciendo» de esta forma su tamaño. Lo que algunos llaman «chichoneras». Sobre todo de utilidad al principio, cuando el bebé aún es muy pequeño. Por otro lado, y esto es mi experiencia personal, los Minis  han pisado poco su cuna durante los primeros 6 meses. Dato importante: el fabricante solamente recomienda usar esta posibilidad con bebés de más de un año.

THERALINE

La almohada perfecta para embarazo y lactancia. Así la presenta el fabricante en la web y no puedo más que darle la razón. Es el cojín de lactancia que he usado yo, tanto en los embarazos como después. Y aunque ya te estoy adelantando que lo hemos disfrutado mucho, ahora le veo también algún que otro defectillo que también te cuento.

almohada-lactancia-Theraline-myspanishsoulblog
Almohada de lactancia Theraline

Esta almohada de lactancia cuenta con un relleno de micro perlas de poliestireno (diámetro de 0,5 – 1,5 mm). Personalmente, nunca he notado que estas bolitas hagan ruido. En los comentarios de otros usuarios tampoco lo he leído, pero puede ocurrir en algún producto con relleno similar. Un punto a su favor respecto a otros cojines, es que es posible lavarla a temperaturas de 60 grados en la lavadora. Y también es apta para la secadora. Su funda es lavable también a 60 grados, y está confeccionada en 100% algodón. Esto es bueno porque muchos virus y hongos no mueren si no alcanzan esta temperatura. En cuanto a sus dimensiones: cuenta con 190 cm de largo por 38 cm de diámetro en la parte más gruesa.

Como desventaja respecto a las anteriores, le veo que no es posible unirla por los extremos como sí ocurre con otros cojines de embarazo que ya te he presentado. Esto yo no lo he echado de menos mientras la usé, pero viendo que otras sí lo tienen, no estaría de más que lo ofreciera. Según algunos usuarios, puede resultar algo dura. En mi experiencia me resultó muy cómoda porque se adaptaba a la postura que yo quería. Pienso que este aspecto es muy subjetivo a cada persona. Por eso, si te decides por alguna de estas almohadas, asegúrate que puedes descambiarla por el dinero en el caso de que no te convenza.  Por último, te cuento que este cojín de embarazo ronda actualmente los 54 € en Amazon.

Esta almohada cuenta con mucha popularidad en Alemania alcanzando las casi 4.000 reseñas.

JANÉ

Almohada para el embarazo en forma de C. Como principal diferencia con los anteriores, es un cojín con unas dimensiones algo más pequeñas. Mide 60 cm de largo y 20 cm por su parte más gruesa. Esto hace que sea más manejable y fácil de guardar. Aunque también implica algunas limitaciones.

cojin-embarazada-jane
Cojín de embarazada Jané

Otra diferencia es el relleno. En este caso no se trata de una fibra de poliéster sino de micro perlas de 0,5 – 1 mm grosor hechas de poliestireno. Cuenta con una funda de  100% algodón lavable y es el único de esta lista que viene con funda para su transporte. También es el único que trae una funda de algodón elástica.

Entre otras características, este cojín maternal se puede cerrar en los extremos gracias a un botón y viene con un cojín para colocar en el centro cuando se cierra. De esta forma puede servir también como superficie acolchada para juegos o hacer las funciones de cambiador. Este cojín trae una «braguita» para que se pueda usar también de hamaca.

Respecto a los puntos débiles o desventajas de este cojín parece que el relleno no se puede lavar. Y escribo parece porque no he encontrado por ningún sitio que se pueda lavar, como es el caso de los cojines que te presentaba anteriormente.

Otra desventaja puede llegar a ser su tamaño: 60 cm me parece corto. Tanto para usarla para dormir mientras estás embarazada, como para que sea un nido para el bebé. Pienso que es una característica a tener en cuenta antes de decidirse.

Esta marca no la he encontrado en Amazon Alemania. Por eso te traigo una otra alternativa que sí encontrarás en esta plataforma: la almohada de lactancia Amilian. Con un precio de 24,95 € es una opción mucho más económica. Mide 170 cm de largo y cuenta con un relleno de fibras de poliéster. Su funda es de 100 % algodón y lavable. Como desventaja le veo que la parte del relleno no es lavable. Fácil de adaptar a cualquier postura y con cintas en los extremos para poder fijarla estando cerrada en forma de nido. Una opción muy atractiva para presupuestos más ajustados.

NIIMO BETA

Empezaba esta lista de las mejores almohadas de lactancia con esta marca, y también la cierro con ella. Esta almohada se diferencia fundamentalmente es dos cosas respecto de su hermana mayor, el modelo XXL. Su tamaño y su versatilidad.

cojin-lactancia-niimo
Cojín de lactancia Niimo

Respecto al tamaño, es más corta y ligera que el otro modelo que ya te he presentado de esta misma marca. Su versatilidad se ve reducida respecto al modelo XXL+, ya que no ofrecería la opción de cambiador para el bebé. Esto no lo veo del todo una desventaja, puesto que dependiendo de la altura de la madre y del tamaño del bebé, puede ser un tiesto.

En contraposición, su precio también es menor. En Amazon España la encuentras por 29,90 €.

HOBEA

almohada-lactancia-hobea
Almohada de lactancia Hobea

Una gran alternativa si te gustan las almohadas de lactancia largas (mide 190 cm de largo). A pesar de su tamaño es bastante ligera, ya que pesa 900 GR. Cuenta con la certificación TÜV en relación calidad – precio. Esta certificación no te sonará si no vives en Alemania, pero es muy conocida y sinónimo de garantía. Su relleno es de fibra de silicio y su funda lavable y de algodón.

Y aún hay más. No solamente la funda es lavable, sino también el relleno. Además, cuenta con cierre en forma de botón de madera. Y algo que personalmente me encanta y que miro siempre: es la única de la lista fabricada en Europa. Esto no solamente es sinónimo de calidad. Si no que apoyas fabricantes cercanos a ti y evitas largos desplazamientos de la mercancía, ayudando a preservar el medio ambiente.

¿Cuál es la mejor almohada para amamantar?

¡Buena pregunta! El cojín de lactancia de Theraline fue la mejor compra como almohada de embarazo para mí. Cuida de la espalda al mismo tiempo te permite mantener al bebé a la altura y posición adecuadas para dar el pecho.

También te digo honestamente y llegados a este punto, no creo que haya ninguna que le cuadre a todo el mundo. Las almohadas, en general, son algo muy personal. Por eso pienso que después de haber recopilado toda la información que necesites, te decantes por la que consideres que se va a adaptar mejor a ti según tus prioridades. Y como es posible que no acertemos a la primera, te asegures de que puedes descambiarla sin problemas si cambias de opinión.

Para decidir, puedes valorar qué forma te gusta más. ¿Prefieres una forma de herradura más pensada para la lactancia y también más recogida? ¿O prefieres una almohada más larga y sin estructura definida, para adaptarla tú según la situación? Otro punto importante es el lavado. ¿Se pueden lavar todas las partes? Si la respuesta es afirmativa, ¿a qué temperatura?.

¿Qué tener en cuenta antes de comprar una almohada de lactancia?

Personalmente, no me dejaría llevar por aquellas que traen más funciones de las necesarias. Una almohada de lactancia debe de cubrir dos necesidades fundamentales:

  1. Comodidad a la hora de adoptar posturas para amamantar.
  2. Adaptabilidad a la hora de adoptar posturas para dormir con ella durante el embarazo.

Todo lo demás, para mí es secundario.

Tamaño de un cojín de lactancia

Otro factor a considerar, el tamaño. Y es que en este caso, como en muchos otros en la vida, el tamaño sí importa señores. En esta lista las encuentras desde las que miden más de dos metros (lo encuentro un poco exagerado). Hasta las que miden 60 cm. (Se me quedaría corta). Si me permites un consejo, te diría que te decantes por una que mida estirada más o menos como tú. 

¿Cuánto vale una almohada de lactancia?

Y por último, el precio. Ya has visto que la horquilla de precios es amplia. Si finalmente te decides por uno de estos cojines de embarazo, le darás un uso diario durante mínimo un año. ¿Con esto qué quiero decir? Que no te dejes llevar por el precio más de lo necesario. No se trata de un capricho. Se trata de un cojín que, si aciertas en la compra, te hará esta etapa mucho más agradable. Y te evitará dolores de espalda y contracturas en el cuello. Ahorrandote la factura correspondiente con el fisio ;).

Pues hasta aquí todo lo que te puedo contar sobre este tema. Si ya te estabas planteando hacerte con una almohada de embarazo, espero haberte ayudado a aclarar tus ideas. Y si no sabías ni lo que era y has llegado hasta aquí de casualidad, bienvenida al maravilloso mundo de la maternidad y sus accesorios. Estoy segura de que a partir de ahora la verás en tiendas de bebés y de embarazadas por todos lados.

¿Conocías ya estas almohadas? ¿Tienes ya una almohada de lactancia? ¿Cómo ha sido tu experiencia con la tuya?

También te van a gustar

2 Comentarios

  • Responder
    Nuria
    10/07/2017 at 19:24

    Yo tengo una igual que la tuya, creo, pero a decir verdad la usé más durante el embarazo que en la lactancia. Pero durante el embarazo es que no podía dormir sin ella, también sufro de espalda, te lo estoy diciendo con una contractura mientras escribo. Regalazo que me hicieron. Muy recomendable.

    • Responder
      myspanishsoul
      10/07/2017 at 22:54

      ¡Gracias Nuria por tu comentario!

      La verdad es que a mi con esta barriga ahora mismo me da la vida.

      Después con la lactancia también me hace coger mejor la postura, aunque imagino que es cuestión de acostumbrarse. Porque si me pilla en la calle evidentemente no voy a ir con la almohada a cuestas…¡sólo me faltaba ya eso!

      ¡Un abrazo!
      Ana

Dejar respuesta