Maternidad

Igualdad de género y día de la mujer

igualdad-genero-dia-mujer-myspanishsoulblog

Última actualización 05/04/2022 por myspanishsoul

Hoy es el día internacional de la mujer y reconozco que hace años, no veía la razón de celebrarlo. Después empecé la facultad y más tarde llegó la incorporación al mundo laboral. Conforme mi vida avanzaba, era cada vez más consciente de que esa «igualdad» en la que creía que vivíamos, no era más que un espejismo. Una ilusión.

El gran golpe de realidad llegó cuando tuve la suerte de ser madre 24 horas. Ahí vi el arma de doble filo que suponen todas estas ayudas económicas que existen por ser madre en Alemania. Desde entonces, hago malabares para conseguir la conciliación laboral y familiar en Alemania. Como la mayoría de nosotras. Sin duda, aún nos queda un largo recorrido para conseguir la anhelada igualdad de género en Alemania y en el mundo.

¿Qué es la igualdad de género?

Según UNICEF, la igualdad de género es la posibilidad de que mujeres, hombres, niñas y niños disfruten, por igual, de los mismos derechos, recursos, oportunidades y protecciones.

Maternidad y desigualdad de género

dia-internacional-mujer-myspanishsoulblog-1
Día internacional de la mujer

La igualdad de género termina (si es que existía) con la llegada de la maternidad. Esto pasa en muchos sitios. Sin embargo, creo que en Alemania queda especialmente bien camuflado. Al menos, si lo ves desde fuera.

Si has sido madre en Alemania, seguramente hayas disfrutado de una excedencia por maternidad. O lo que ellos llaman, Elternzeit. Esta pausa para cuidar de tu bebé se extiende, en la mayoría de las ocasiones, de 12 a 14 meses. Aunque se puede prolongar hasta 3 años. Durante esta excedencia, tu empresa está obligada por ley a conservar tu puesto de trabajo. Eso, si no ocurre algo que la exima de hacerlo. En ese caso, te encontrarás con un despido tras el Elternzeit, como fue mi caso. En este caso se cumplió el dicho de que no hay mal que por bien no venga. Sin duda fue el empujón que necesitaba para dar el salto y lanzarme a emprender en Alemania con mi propia marca de calzado infantil: Myspanishsoul.

La excedencia por maternidad en Alemania

La excedencia por maternidad en Alemania nace de la necesidad que tiene un bebé de estar con su madre (o padre) los primeros meses (o años) de su vida. Esto está fenomenal y no seré yo quien venga a discutirlo. El problema respecto a la igualdad de género llega, cuando esta «opción» se convierte casi en obligación. ¿Y eso? Porque llega un día en el que te das cuenta de que encontrar a alguien que cuide de tu bebé antes de que tu bebé cumpla el primer año, es poco menos que misión imposible. ¿Y cuál es el problema? Así, los progenitores podrán encargarse a partes iguales del cuidado de su bebé. ¡Fantástico! Sí, eso dice la teoría. A continuación te cuento la práctica.

Igualdad de género y sueldo

Y aquí comienza el golpe de realidad. Durante esta excedencia maternal de un año cobrarás tu Elterngeld. Tú o tu pareja, según quien esté al cuidado del bebé. ¿Y esto por qué es relevante? Porque el sueldo de la persona que se quede al cuidado del bebé se verá reducido en un buen pico. Concretamente, cobrará un 67 % del importe neto que cobraba antes de la maternidad o paternidad.

Igualdad de género y sueldo

Te lo explico en un ejemplo sencillo: El salario mínimo en 2022 en Alemania es de 1.621 € al mes. Vamos a suponer que tu sueldo bruto antes de dar a luz era 3.000 € y lo que te ingresaban en cuenta era 2.000 €. Mientras que cuides de tu bebé en Alemania cobrarás 1.340 €. Casi 700 € menos al mes.

¿Qué pasaría si uno de los progenitores cobra 6.000 € y el otro 3.000 €? Si hacemos la misma cuenta, el que cobra 6.000 € brutos ingresaría unos 3.000 € netos. Y su ingreso mensual en concepto de Elterngeld durante el Elternzeit sería unos 2.000 €. Esto, siguiendo la regla anterior. Pero no. Porque para darle más emoción a la cosa hay un máximo mensual a cobrar en concepto del Elterngeld: 1.800 €. Es decir, el máximo mensual a cobrar por quedarte al cuidado de tu churumbel son 1.800 €. Aunque tu sueldo neto fuera de 4.000 €.

El alquiler, la compra, la ropa y los gastos en general, se mantienen. Si te interesan estos temas, aquí te haces una idea de lo que cuesta alquilar un piso en Alemania. Entonces el dilema está en ver que es mejor para la familia, ¿ingresar 700 € menos durante un año, o 1.000 €? La diferencia son 300 € x 12 = 3.600 € al cabo del año. ¿Quién piensas que se quedará más tiempo en casa cuidando del bebé?

Esta cuenta que acabo de hacer, es la que hacen muchas familias cuando se disponen a decidir cómo se van a repartir este tiempo para cuidar del bebé. La cuestión financiera pesa, y mucho. Y a esto hay que sumarle que muchas familias querrán un segundo hijo. Y entonces volveremos a empezar, pero con todo doble. En decir, otra excedencia pero en este caso con un bebé y un niño pequeño. Más gastos.

Cuanto más igual sea la posición laboral de los progenitores cuando se conviertan en padres, más irrelevante será quien pase más tiempo de excedencia con el bebé. Y cuanto más desigual sea la situación laboral entre los progenitores antes de ser padres, más desigualdad de género se creará tras la maternidad.

Ana Sánchez

Es una realidad que el sueldo medio de la mujer es inferior al del hombre. Concretamente, y según datos del año 2020, las mujeres en Alemania cobran un 21% menos que los hombres. Una brecha salarial importante para un país considerado «moderno» y avanzado en cuestiones de igualdad de género. Y que no habrá hecho más que agrandarse tras la pandemia. Como explicaba este artículo sobre que una de cada cuatro mujeres en EE.UU. planeaba abandonar su carrera tras el Covid. ¿Te sorprende?

Igualdad de género y reducción de jornada

Y esto no ha hecho nada más que empezar. Porque luego llega la odisea de encontrar guardería o escuela infantil para tu Mini. Estamos hablando de cuando tu bebé ya se ha pasado su primer año de vida en casa y quieres recuperar tu vida, que ya toca. No entraré mucho en detalles sobre como funcionan las guarderías en Alemania. Solo diré que hay una escasez de plazas importante y que los horarios y flexibilidad de muchas de ellas no son lo que se dice, conciliadoras. Lo que nos lleva al segundo gran aporte de la maternidad a la igualdad de género en Alemania: la reducción de jornada. ¿De quién? Pues normalmente, de la misma o el mismo que se quedó más tiempo cuidando de su bebé durante la excedencia.

De nuevo, es una cuestión de echar cuentas. Mientras que a uno de vosotros, el que estuvo trabajando mientras que el otro daba biberones, ha promocionado. Le han subido el sueldo o incluso ha cambiado de trabajo. El otro acaba de volver al trabajo tras la baja maternal de 14 meses. Doce de excedencia más otros dos meses previos de baja maternal. Lo lógico es que el que ha tenido el parón, no esté en un momento de despegue profesional. Más bien todo lo contrario. Está en un momento en el que todos le miran de reojo con la sombra de la sospecha de que vaya a por una doble maternidad en Alemania. O peor aún, se le ha olvidado hacer su trabajo. Aunque por experiencia propia sé que la excedencia maternal no hace que se te olvide tu trabajo.

¿Cómo influyen estas medidas en la igualdad de género?

Estas medidas de «conciliación» pienso que son buenas en muchos aspectos. Sin embargo, no creo que ayuden a lograr una igualdad de género en el futuro. Al menos, no en la forma que están actualmente planteadas. Son buenas medidas que posibilitan que los hijos se críen más cerca de sus progenitores. Bueno, sobre todo de sus madres, cuando vamos a la práctica. El problema está en que polarizan mucho más la diferencia o desigualdad laboral que ya existiera en la pareja antes de la maternidad. Y esta brecha no hace más que aumentar con el paso del tiempo, creando también una situación de dependencia económica dentro de la pareja.

El quid de la cuestión está en el dinero. Porque nos guste o no, el dinero es importante. Y se torna más valioso aún cuando tienes hijos y, por tanto, más bocas que alimentar. El cuidado de los hijos sale caro. Sobre todo cuando toca pagar horas extra en la escuela para poder recogerlos más tarde. Y poder así trabajar más. Tan caro, que muchas veces llega a no compensar. Lo que tú ganas de más, sale directamente en gasto por dejar el cuidado de tu hijo a cargo de otras personas. Y esto influye en que muchas de nosotras nos replanteemos hasta qué punto tiene sentido trabajar fuera de casa. (O dentro, como es mi caso).

Una de las formas en las que estas medidas influyen más a la desigualdad de género, es la dependencia que crean respecto al sueldo de una única persona. Por eso, una de las claves aquí está en ver este gasto como una inversión a futuro. Ya que posibilita mantenerte en el mercado laboral y poder optar en el futuro a puestos más interesantes y de mayor responsabilidad.

La igualdad de género cuando se emigra

Emigrar e igualdad de género

Muchas de vosotras, como yo, disteis un día el paso y os lanzasteis a emigrar a Alemania con hijos, o sin ellos. Cuando emigras, independientemente del género, te enfrentas a una situación de desigualdad importante. Desigualdad frente a todas las personas que son nativas del país donde has decidido emigrar. Es por eso que no es nada nuevo que los sueldos de las personas emigrantes sea el 64 % del sueldo medio de las personas locales. Incluso desempeñando el mismo trabajo durante las mismas horas.

Los principales motivos para esto son:

  • La falta de dominio del idioma
  • La consecuente incapacidad de negociar sus propios contratos

Muchas de nosotras somos emigrantes y esto hace que la brecha salarial esté ahí desde mucho antes de ser madres. Y esto, como ya he venido diciendo, no hace más que agravarse con el paso del tiempo. Desembocando en modelos de familia donde el padre trabaja y gana el sueldo principal de la familia. Mientras que la madre se encarga de los hijos y las tareas domésticas. En muchos casos desempeñando a la vez una actividad laboral con horarios más reducidos.

La conciliación laboral y familiar en Alemania

La conciliación laboral y familiar en Alemania, entendida como la posibilidad de combinar trabajo y familia, es real y posible. Sin embargo, si la entendemos como la posibilidad de desarrollar una carrera profesional plena y formar una familia, ahí empezamos a tambalearnos.

Creo que estaremos más cerca de la igualdad de género, cuando todas estas medidas vayan orientadas a apoyar especialmente a la mujer. No sólo para que tenga la posibilidad de cuidar a sus hijos. También para que tenga la posibilidad de compaginarlo con una carrera profesional. Y para eso, las medidas pienso que deberían ir orientadas a motivar que cada vez más hombres tomen parte y responsabilidad en el cuidado de sus hijos, sin penalizarlos porque sus sueldos son mayores. Una pista nos la dan desde Suecia, donde cuentan con un permiso por maternidad o paternidad de 16 meses. Deben repartirlo de forma que uno de ellos disfrute al menos de tres meses. Sin embargo, reciben un bonus de 1.500 € si lo reparten a partes iguales entre la pareja.

Mientras que la mayoría de las familias reparta esta excedencia maternal en un 85 % para la madre y un 15 % para el padre, la igualdad de género seguirá siendo una utopía.

También te van a gustar

4 Comentarios

  • Responder
    Roseta
    09/03/2022 at 11:53

    Hola Ana, qué buen análisis y qué bien explicado todo! Yo creo que en el resto de Europa no nos damos cuenta de lo tradicional y encasillada que es la sociedad alemana… nos creemos que van muy avanzados en todo, pero en este tema, no. A mí me gustaría añadir, que además de la parte económica a la hora de repartir el Elternzeit, la eudación/mentalidad de cada familia juega un rol aun más importante. Si lo pensamos bien, en realidad, ese «dinero que se pierde» si el papá se tomara más Elternzeit, no es tanto si solo se toma unos meses (la cuenta no hay que hacerla necesariamente con 12 meses, también se puede coger solo 5 o 6 para encargarse del bebé) y además, nuestras criaturas solo son bebés una vez… merece la pena! Yo creo que en muchas familias alemanas «cuida» la mamá por pura «tradición», más que por «dejar de ingresar 1.000 euros», no crees tú? Qué suponen 1.000 euros más o menos tras el nacimiento de un bebé si también se cobra Kindergeld y en algunos Bundesland Familiengeld? Y claro, esto es un círculo vicioso: brecha salarial, las mujeres quedan fuera del mercado laboral, trabajos precarios y pensión precaria en el futro…

    • Responder
      myspanishsoul
      21/03/2022 at 19:01

      Totalmente. Hay un componente cultural muy importante detrás de estas decisiones.

      Y también creo que depende mucho de la situación laboral de la pareja antes de ser padres. Ya no pensando en quien cobra más. Si no creyendo en perspectivas de carrera y comodidad en el ámbito laboral. Esto creo que, en el caso de nosotras que nos tocó abrirnos camino como emigrantes en Alemania, también juega en nuestra contra. Es un hecho que la realidad de no hablar alemán de forma nativa, entre otras cosas, juega en nuestra contra a la hora de acceder a trabajos altamente cualificados. No en todos los casos, ya que depende del sector, pero fuera de arquitectura e ingenierías, es una realidad. (Tampoco digo que ahí lo regalen. Pero hay escasez de personal y al ser más técnico el lenguaje de los números es más universal).

      Lo bueno es darnos cuenta y abrir los ojos a las que vienen detrás.

      ¡Un abrazo!
      Ana

  • Responder
    Paula
    09/03/2022 at 15:28

    Increíble en todos lados se cuecen habas, mal que castigen a la mujer de esa manera por ser madre, donde más gastos ocurren , el empleador y el sistema más mal te trata.

    • Responder
      myspanishsoul
      21/03/2022 at 19:03

      Estoy segura de que esta situación irá cambiando con el tiempo. Lamentablemente, queda aún mucho camino por recorrer. Pero hay muchas mujeres que han esquivado al sistema y están desarrollándose profesionalmente. Siempre hay una alternativa :).

      Un abrazo, Ana

Dejar respuesta